Software de traducciones – ¿un amigo global?

Google Translate es bueno – especialmente porque no cuesta nada. Funciona como un alcohol fuerte – acerca a la gente entre sí y facilita la comunicación. Pero ¿dónde están sus límites? Y ¿somos conscientes de ellos?

Eres como traduces

Los programas populares y gratuitos son bastante capaces de traducir palabras solas y la mayoría de frases. Cuanto más gente habla (y utiliza en la red) ambos idiomas, tanto mejor el resultado – inglés y alemán parecen ser unos de los favoritos. Pero ¿qué pasará si uno de los idiomas es más raro? Digamos que sea polaco.

Incluso si una de las lenguas sigue siendo „global“, el resultado final a veces puede causar un dolor fuerte de cabeza. Imaginémonos, un alemán le quiere echar piropos a su amigo polaco utilizando el idioma de su amigo. En alemán hay una frase que lo expresa de una manera exacta: Du bist der Hammer. Literalmente significa eres el martillo. Miremos la traducción al inglés hecha por Google Translate:

El Traductor de Google lo tradujo como una frase entera, manteniendo su sentido coloquial. Se siente orgulloso del efecto de su trabajo – se puso una señal de conforme. Pero seamos honestos, se la mereció, ¡buen trabajo! Google Translate, you’re amazing!

Cambiemos el idioma en la parte derecha – que sea español:

Du = tú (en Google falta el acento), bist = eres, der = el, Hammer = martillo. No se puede hacer más al pie de la letra. Sin sentido, inútil, erróneo. Ni siquiera notó que podía haber quitado la palabra “tú” en el principio de la frase. Pero ahora traduzcámoslo al polaco – esto era nuestro objetivo:

¿Una traducción inteligente? ¿Lenguaje coloquial reconocido? ¡No! ¿Cada palabra traducida por separado? ¡Tampoco! ¡Está peor! El contenido de la parte derecha tiene sentido – pero significa lo contrario a lo que quisimos decir. Młot (en polaco un martillo grande, una herramienta típica se llama młotek) es también una denomicación de un tonto. Bueno, nuestro alemán debe esperar que su amigo tenga mucho sentido del humor. En este caso podemos decir: Google Translate, jesteś…

¿Cómo funciona?

El traductor de Google es un gran juguete, pero jugándolo se puede aprender muchísimo. El análisis de sus errores, especialmente estos más divertidos, nos ayuda a entender su funcionamiento. Hagámonos la pregunta: ¿cómo lo resolvió?

Google Translate no envía mensajes de error. Si ya no tiene ninguna solución, copia el texto en la parte izquierda y lo pega a la derecha. Tal vez proponga un cambio de uno de los idiomas. Pero ¿por qué, traduciendo del alemán al polaco un texto sobre una máquina de pantorrillas para un gimnasio, recibe una “máquina de terneros”? Pantorrilla en en alemán Wade, en polaco łydka. Ternero – Kalb en alemán, cielę en polaco. Nada de similaridades.

Las traducciones son como los viajes o los negocios – cuanto más transbordos o intermediarios, tanto más alto el riesgo de fracaso. Entre una pantorrilla alemana y un ternero polaco debe haber algo. ¡Y lo hay! Pantorrilla se llama calf en inglés, ternero también. Entonces tenemos unos homónimos. Google Transate, traduciendo de una lengua a otra, siempre utiliza el inglés – no importa si es uno de los idiomas elegidos o no. El Traductor de Google traduce de y a inglés, nada más. Entonces en el caso de arriba empieza por una traducción de alemán a inglés y después de inglés a polaco. Lo peligroso es que en el segundo paso el programa olvida lo que ha hecho en el primero. En efecto no elige el significado deseado de la palabra inglesa calf. Del gimnasio vamos directamente a una vaqueriza.

Hay un gran número de casos similares. Vamos a ver qué significa la palabra alemana Feder.

Las propuestas por abajo están bien, pero el contenido de la ventana principal (por arriba) no tiene ningún sentido. Cambiemos la dirección de la traducción:

Correcto – primavera es en alemán Frühling, no Feder. ¿Cuál es entonces la causa de este problema? Otra vez es el inglés – la palabra spring puede significar un resorte o la primavera. Feder – spring – primavera, pero primavera – spring – Frühling.

Buen viaje a todos

Según muestra la experiencia, los traductores electrónicos atraen también a la gente responsable de los contenidos internacionales en las páginas de fans en Facebook que pertenecen a las empresas bien conocidas.

El 21 de febrero festejamos el Día Internacional de la Lengua Materna. Este día un fabricante alemán de vehículos de servicio quiso desear un buen viaje a sus clientes y fans, en una variedad de idiomas. Entre ellos había también en polaco – nada raro, la empresa tiene unas fábricas en Polonia. Finalmente, la frase alemana Gute Fahrt se ha traducido en una frase polaca:

„Dobra jazda“

Gute = dobra, Fahrt = jazda – traducido palabra por palabra, pero… ningún polaco diría algo así. Seguramente nadie admitirá de dónde viene esta frase, pero…

El traductor en línea más popular parece ser el favorito de la persona responsable de esta situación divertida. En seguida vinieron muchos fans polacos con un requerimiento de corregirlo – sin embargo, el texto no ha sido cambiado.

¿Estresado y bajo tensión? ¡Los técnicos no!

Podemos tratarlo todo de una manera posiblemente más técnica y llegar al centro de la competencia – el desarrollo automotriz. Allí no hay espacio para ambigüedades. El alemán es un idioma muy concreto y amplio, especialmente en el área técnica. El inglés normalmente no puede expresar esta variedad y riqueza del vocabulario y los significados.

Sin embargo, el caso que voy a describir es un poco contrario a esto. A menudo leo las especificaciones para las simulaciones del Método de Elementos Finitos creados para las empresas OEM alemanas. Las simulaciones MEF son en mi caso típicamente los análisis de las tensiones mecánicas en las piezas o grupos automotrices. Justo las tensiones causan sorprendentemente muchos problemas para los traductores – tanto los humanos como los electrónicos. Hay tensiones mecánicas – los que aplican en las dichas especificaciones – pero también hay las tensiones eléctricas (voltajes). Las mecánicas se llaman stress en inglés, las eléctricas – voltage. Ambas tienen una misma denomicación en aleman – die Spannung.

Algunas veces he visto la palabra voltage en la especificación de simulación mecánica. Esto no tiene que ser falla de software, aun Google Translate propone unas soluciones para la parabra alemana Spannung. Al ingresar más frases el programa puede perder el hilo y clasificar las propuestas de solución por su frecuencia de aparecer en la red. Sin embargo, este caso puede ser una falla de un traductor con una formación filológica sin fondo técnico. Obviamente en cada página de la especificación hay un comentario correspondientemente para que la versión inglesa sirva solo para objetivos informativos y en caso de dudas el texto alemán sea vinculante. Sin embargo, al confundir dos magnitudes físicas el riesgo de error aumenta exponencialmente. En el tiempo de electromovilidad las tensiones mecánicas y eléctricas ocurrirán juntas y se influirán recíprocamente – tanto de manera lingüística como física. Por eso vale la pena ya empezar a buscar soluciones para que las traducciones técnicas en estos temas se hagan sin estrés innecesario.

En resumen: ni quiero reírme de Google Translate ni quiero insultarlo. Nosotros, humanos, tomamos la decisión final y debemos saber cuánta confianza le damos a los programas de traducciones. Los ejemplos que he presentado demuestran que aun en la vida cotidiana debemos utilizarlos con mucho cuidado. En caso de dudas es siempre mejor preguntar al especialista una vez más que una vez menos. Y por fin, no olvidemos: más estadios intermedios llevan a un riesgo más alto – en el estadio siguiente podemos olvidar dónde estuvimos un paso antes. Y al haber olvidado el origen, no vamos a alcanzar nuestras metas.